Saludo

Bienvenidos sean todas y todos a nuestra querida Freirina, ombligo del Huasco y desde mucho tiempo reconocida como la Ciudad de los Monumentos; núcleo de tanta historia, de tanta riqueza minera y agrícola; pasadizo del sol y de la niebla, esas mismas que gastaron sus calles y forjaron nuestra manera de vivir la vida.

Recostada estás Freirina sobre un frondoso faldeo mirando el río, pero estás también por las quebradas donde el viento de la tarde se encabrita junto al rebaño de cabras que regresa al abrigo de la majada. Estás Freirina, presente en el eco de los piques mineros y en la danza excéntrica de los trapiches. Por la costa estás también Freirina, oteando desde la altura las caletas de pescadores como un ave marina que no abandona su nido. Estás Freirina en el silencio de Labrar, mirando desde una ventana de la escuela de Quebradita o recorriendo las calles de Capote y Astillas.

Y estás por cierto, Freirina, en la mirada de nuestra gente, que es nuestro principal patrimonio y reservorio de tantas vivencias que no habría papel ni tinta suficientes para escribirlas. Freirina está en nuestro andar, en nuestro soñar y en el construir la vida día a día, tal como siempre y por siempre, y en donde cada uno de nosotros ha aportado con su sudor.

Bienvenidos todos a Freirina, Capital Regional de Patrimonio Cultural de Atacama.

Freirina – Atacama – Chile